Acueducto de Les Ferreres, la Tarragona romana

A las afueras de la ciudad de Tarragona, sobre un frondoso bosque de pinos mediterráneos se ubica uno de los mayores vestigios de la época romana en la península Ibérica, el Acueducto de Les Ferreres.

  Aquí te dejamos nuestra galería de imágenes del Acueducto de Les Ferreres en Tarragona. Hacer clic en la imagen para abrirla.

Un poco de su historia

Rodeada por el apacible entorno natural del Parque Ecohistórico del Puente del Diablo se encuentra esta asombrosa arquería romana, construida durante el periodo de reinado de Augusto, en el siglo I a,C. y que pertenecía al antiguo acueducto romano que se encargaba de proveer agua a la ciudad de Tarraco transportándola desde el río Francolí. La utilidad que representaba para los habitantes era tal, que se continuó utilizando hasta entrado el siglo XVIII y su casi perfecto estado de conservación le ha valido ser declarado Bien Cultural de Interés Nacional  y Patrimonio de la Humanidad  por la UNESCO.

El Puente de Les Ferreres es el fragmento del acueducto romano que se mantiene y que a día de hoy se puede visitar; fue diseñado con dos niveles de grandes arcos superpuestos entre ellos, con el objetivo de salvar el barranco de las Ferreres, además la construcción fue coronada por un canal, llamado specus, a través del cual circulaba originalmente el agua hasta la ciudad.

Que ver en Tarragona

Con más de dos mil años de antigüedad y lejos del agitado ambiente citadino, el Acueducto de Les Ferreres es el único acueducto en Cataluña por el que es posible dar un paseo con visitas guiadas con el objetivo de transportar a sus visitantes hacia los años de esplendor de la Tarragona romana.

A escasos metros de la entrada al parque, se ubica una pasarela de madera desde la cual es posible obtener preciosas panorámicas del acueducto. Tras finalizarla y adentrarte por los senderos rocosos del tranquilo bosque que atraviesa el barranco se llega al impresionante monumento de más de 200 metros de longitud y 26 metros de altura.

Si eliges el camino de la izquierda te acercarás a los pies del acueducto y allí podrás caminar bajo sus enormes arcos y contemplar su imponencia y belleza. Tomando el camino de la derecha, cruzarás a pie el acueducto de un extremo a otro por el mismo lugar a través del cual, originalmente transcurría el agua y te sorprenderá una vista increíble del bosque que lo rodea.

Para cerrar el recorrido con broche de oro te esperan los jardines románticos creados por los hermanos Valls i Puig a principios del siglo XX. En ellos descubrirás una variedad de plantaciones junto a otros tantos restos históricos, sin olvidar que es indispensable visitar la Casa del Guarda, construcción de estilo modernista y el pequeño restaurante donde parar a reponer energías.

Pero no solo por ser una maravilla de la ingeniería romana, o los hermosos paisajes y jardines del parque a su alrededor, lo que hace atractivo a este monumento sino que las numerosas historias y leyendas que lo envuelven despiertan la curiosidad e interés de sus visitantes. De hecho, se le conoce popularmente como el Pont del Diable, precisamente por una leyenda con distintas versiones, que cuenta que el puente fue construido por el diablo tras una apuesta en la que estaba en juego el alma de ciertas personas aunque finalmente este era timado y volvía la calma a sus lugareños.

Definitivamente, es el lugar perfecto para los amantes de la historia y el aire libre. El acueducto se erige en medio de un entorno donde conviven la cultura y la naturaleza;  invita a retroceder en el tiempo y vivir la experiencia de recordar la Tarragona romana con esta maravillosa obra de la ingeniería civil mientras disfrutas de tranquilas caminatas, paseos en bici e incluso picnis.

Si visitas Tarragona, ¡No lo puedes dejar pasar! 

X

Noticias Relacionadas

NOTICIAS RELACIONADAS