Un día en Salvador de Bahía

En un país tan grande y hermoso como Brasil tener el honor de ser una de las ciudades con más encanto no es cosa sencilla. Sin embargo, un solo día en Salvador de Bahía demuestra que hace honor a su fama de hermosa.

  Aquí te dejamos nuestra galería de imágenes de Salvador de Bahía en Brasil. Hacer clic en la imagen para abrirla.

El día comienza en el centro histórico de la ciudad y uno de sus grandes atractivos, el Peleourinho un barrio lleno de vida y color. La idea debe ser perderse por sus calles empedradas salpicadas de bonitos edificios coloniales de estilo portugués pintados en diferentes colores. Durante el paseo se va descubriendo la ciudad que fue capital de Brasil durante más de 200 años. Su rica arquitectura, sus plazas y sobre todo, sus iglesias. Se dice que en Salvador puedes ir a una iglesia distinta cada día durante todo un año.

Que ver en Salvador de Bahia

En el centro del barrio histórico esta la Iglesia Convento de San Francisco y el paseo ira llevando al viajero hasta su puerta. Hay que entrar y disfrutar de esta iglesia barroca, recargada con más de 100 kilos de oro y situada en el top 10 de las iglesias más bonitas de Brasil. El claustro, tranquilo y hermoso, decorado con azulejos portugueses, es un remanso de paz y el lugar donde sentarse a dejar que el silencio y la paz den fuerzas al viajero para seguir descubriendo Salvador.

En algún momento nuestros pasos nos deben ir llevando hasta el Monumento a la Cruz Caída. Esta gran cruz- de 12 metros-conmemora la iglesia que ocupo ese mismo espacio hasta 1933 y es, además, un fantástico mirador  sobre la Bahía de Todos los Santos. Dispersos por el centro y algunos muy cerca del monumento, hay numerosas representaciones típicas del Camdoblé. Se trata de una religión que aúna orígenes católicos y cultos africanos, convirtiéndola en un culto único y hermoso.

Conocer Salvador de Bahia

Tras todo esto, nos vamos acercando al mar. Para ello se puede tomar uno de los cuatro elevadores que unen la ciudad alta y la ciudad baja. El elevador Lacerda fue inaugurado en 1873 y tiene la friolera de 72 metros de alto, pudiendo transportar a mas de 120 personas en 22 segundo. A pesar de la velocidad, las vistas de la ciudad y la bahía son espectaculares.

Ya en la parte baja, al nivel del mar, se encuentra el Mercado Modelo. Se trata de un hermoso edificio que alberga más de 250 tiendas de artesanía de todo tipo. Darse un paseo por este lugar es un auténtico placer para los sentidos e incluso para quienes no son aficionados a las compras, será un verdadero lujo recorrerlo.

Continúa el paseo por el puerto. En frente, el Fuerte de San Marcelo. Construido sobre un banco de arena en la bahía, en el siglo XVII, este fuerte estaba pensado para proteger a la ciudad de piratas e invasiones.

Tras la cena en alguno de los muchos restaurantes del puerto se puede dar por finalizado un gran día en Salvador de Bahía. Si bien, aún nos queda mucho por ver y hacer en esta ciudad. Dejamos para otro día el barrio de Barra, con sus playas de agua cristalina y el majestuoso faro que lo preside. Dejamos también el Paseo Marítimo y multitud de hermosos palacios. Dejamos para el día siguiente cosas tan bellas como las vistas hoy, porque aunque un día en Salvador es perfecto, nunca es suficiente. 

X

Noticias Relacionadas

NOTICIAS RELACIONADAS