Que ver en Split

Split, el corazón turístico de Croacia

La segunda ciudad más grande de Croacia, Split, es un gran lugar para apreciar la cotidianidad dálmata en su máxima expresión. Siempre bulliciosa, esta metrópoli exuberante ofrece el justo equilibrio entre tradición y modernidad.

Split es una ciudad con una  geografía única, sus montañas costeras actúan como el telón de fondo perfecto para las aguas turquesas del Adriático, y ayudan a desviar la atención de los numerosos bloques de apartamentos de gran altura que llenan sus suburbios.

Este aspecto característico de Split nos indica que nunca será una tierra de fantasía como la idílica Dubrovnik, pero eso no significa que sea menos encantadora.

Que ver en Split

Que ver en  Split

Uno de los motivos principales para visitar Split es el Palacio de Diocleciano, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y uno de los monumentos romanos más impresionantes del mundo.

Split, al igual que otras ciudades de la costa croata, está repleta de lugares magníficos que vale la pena visitar como las famosas Ruinas de Salona, compuesta por los restos de un antiguo asentamiento romano. De hecho, Salona, actualmente llamada Solin, es el sitio arqueológico más importante de Croacia.

Otro lugar simbólico de Split es la Colina de Marjan, el pulmón verde de la ciudad. En Marjan el turismo ecológico es la norma, y puedes unirte a los locales mientras das un paseo en bicicleta, o subes caminando hasta la cima. Cuando estés en la parte más alta de Marjan, podrás apreciar una hermosa e inigualable vista de Split, y, si llegas justo a tiempo para ver el atardecer, la experiencia será aún más memorable.

Mientras tanto, al oeste de la ciudad encontrarás la Plaza de la República, muy cercana al puerto principal de Split. Esta plaza es uno de los principales puntos de reunión entre los lugareños. Igualmente, otro sitio de visita obligada es la Plaza de la Fruta, en la que encontrarás variados cafés, bistrós y una animada vida comercial.

Otras atracciones imperdibles de Split son el Palacio Cindro, la Fortaleza de Kliss y la Galería de Arte Iván Meštrović. Por otro lado, si lo que buscas es alejarte un poco del ajetreo de la ciudad, puedes ir a la idílica Hvar, conocida como la isla de la lavanda, o a Brac, una isla famosa por sus bellísimas playas. Ambas están conectadas con Split vía ferry, y puedes disfrutar de un agradable día en alguna de ellas.

Aspectos de Split a tener en cuenta

Colmada de un innegable aire mediterráneo, Split no es precisamente un lugar para relajarse. Esto se debe en gran parte a que los ferrys, trenes y autobuses entran y salen constantemente de sus estaciones conjuntas, las cuales se combinan para formar un centro de transporte gigante al este del Palacio de Diocleciano. Por eso, los visitantes deben adaptarse a este factor para vivir a plenitud la ciudad.

Cuando busques dónde alojarte, tienes que decidir si tus intereses son playeros, culturales o de diversión nocturna. En todo caso, tendrás una amplia gama de vecindarios para escoger, sin que tu presupuesto se vea afectado.

Es indudable que el ajetreo de Split contrasta con la quietud del resto de la costa croata, sin embargo, esto hace que esta ciudad sea única e inolvidable para cualquier visitante.  

X

NOTICIAS RELACIONADAS