Que ver en Cusco

Cuzco, el ombligo del Imperio Inca

En la imponente Cordillera de los Andes, a tres mil cuatrocientos metros de altitud, está Cuzco o Cusco, como le dicen los peruanos. La ciudad  fue centro político del Imperio Inca y un importante centro comercial y cultural durante su época española. En esta ciudad conviven en armonía vestigios de ambos imperios. Sus calles, sus plazas y sus gentes son el producto de un mestizaje de culturas que ha sabido coger lo mejor de cada una.

  Aquí te dejamos nuestra galería de imágenes de Cusco en Perú. Hacer clic en la imagen para abrirla.

Todo viaje a Perú pasa, si o si, por Cuzco. Aunque la belleza y el encanto de esta ciudad es motivo suficiente para colocarla en lo más alto, es su privilegiada situación, entre altas cumbres junto al Valle Sagrado, y su condición de puerta de entrada al Machu Pichu lo que ha hecho que lo turistas lleguen hasta Cuzco. Durante años, muchos se han arrepentido cuando tras el primer paseo han tenido que marcharse, habiendo podido intuir el encanto de esta ciudad sin llegar a disfrutarla. Por eso, hay que pensarlo y dedicar a Cuzco el tiempo que merece.

Que ver en Cusco

La visita a Cuzco empieza y termina en la Plaza de Armas. Esta plaza ha sido siempre el corazón de la ciudad. Primero los Incas, cuyos nobles vivían en los palacios que la rodeaban; después los españoles, que transformaron la plaza con la característica arquitectura colonial y, en pleno siglo XXI, es el ambiente y la vida lo que hace que, vayas donde vayas, de una forma difícil de explicar, esta plaza vaya atrayendo tus pasos hasta hacerte regresar una y otra vez. Nunca te cansaras.

Quizá es porque ofrece la posibilidad de contemplar la imponente y maravillosa fachada renacentista de la Catedral de Cusco. Tanto el exterior como el rico interior de este templo, levantado sobre antiguas construcciones incas, lo convierten en uno de los templos más bonitos del continente. Sin dejar la plaza ni los templos de culto, también se puede ver el Templo de la Compañía de Jesús, un hermoso ejemplo del barroco andino y otra de las razones por las que pasear por la Plaza de Armas es una auténtica delicia.

Repartidos por la ciudad y muchos de ellos construidos sobre antiguos templos o palacios incas, los templos y las hermosas iglesias salpican todos los rincones de Cuzco. Un buen ejemplo es el Templo y convento de la Merced, un edificio barroco que tiene el honor de albergar un custodio (donde se guarda la hostia una vez consagrada) de oro y piedras preciosas de más de un metro de alto y 20 kilos de peso.

Salimos de la plaza para subir las cuestas del Barrio de San Blas. Empinadas calles empedradas pobladas por hermosas casas coloniales que dan cobijo a restaurantes, galerías de arte, cafeterías y tiendas artesanales, hacen de un paseo por este barrio un buen ejercicio para el cuerpo y un placer para los sentidos. Las vistas de Cusco y una buena cena serán la recompensa por el esfuerzo.

Que comprar en Cusco

El Mercado de San Pedro es otro de los lugares donde sentir el palpitar de la ciudad. Comida, artesanía y casi cualquier cosa que necesites es un mercado bullicioso y colorido, donde además se puede comer muy bien y a un precio de risa.

Después de todo esto nos sigue quedando mucho Cuzco por descubrir, pero no se pueden revelar todos los secretos, hay lugares que es mejor descubrir por uno mismo. 

X

Noticias Relacionadas

NOTICIAS RELACIONADAS